En qué te conviertes

Nosotros los seres humanos tenemos la costumbre y la educación de estar esperando siempre que el otro resuelva o que los demás se hagan responsables y al final no llegamos nunca a sentir que hemos hecho un buen trabajo y es por esa costumbre o habito que es el que se debe transformar.

En estos tiempos en los que estamos transitando por una situación única donde la humanidad se tuvo que detener, muchos están en verdaderos caos porque eso de detenerse no va con ellos y generalmente este es el tipo de personas que corre en la vida porque le tiene miedo a hacerse responsable de la misma, sintiendo mucha incertidumbre porque todo esto es totalmente desconocido.

Y este ejemplo que estoy colocando es tan así, que justamente ahora TODOS decimos que este virus nos transformó, nos estamos convirtiendo en mejores personas pero siempre con la coletilla de “cuando esto pase”.

Es tanto el poder creador del hombre que ante la adversidad o quietud en su hogar se les ocurre muchas cosas y una de las que más hemos visto por todos los medios digitales son los grupos cantando, las películas, los libros y un sinfín de cosas más todas muy bellas y bien hechas, pero es aquí donde quiero que hagamos esta reflexión desde el compromiso, de que me vale estar todo el día conectado al teléfono leyendo, escuchando y viendo cuanta cosa que mandan, cuando eso en el 95% de las veces es vacío para ti.

En cambio de estar contando los días, las horas y los segundos de cuando esto pase, aprovecha este tiempo, que para mí ha sido el  regalo más bello que nos han podido dar porque nos dijeron AQUIETATE, deja la carrera y comienza a ver qué es lo que quieres para tu vida, deja de estar limpiando e inventando cuanta cosa pueda existir con tal de mantenerte ocupado y  así el tiempo pasa más rápido y se acaba todo de una vez.

Noooo aprovechemos este regalo para aquietarnos desde el sentir, desde el silencio y eso lo logras cerrando tus ojos y haciendo respiraciones consientes, muchos se preguntaran y cómo es eso, y las respiraciones consienten sirven para que tus pensamientos se aquieten y se concentren en la respiración.

Sé que muchos no entendieron esto de la respiración y aquí les voy a dejar una de las técnicas que a mí más me ha funcionado y que me gusta hacer, por supuesto existen miles de técnicas y uno debe primero averiguar y probar para ver con cual te sientes más cómodo.

La respiración que practico a diario es la del contar siete (7) mientras inhalas, cuentas siete (7) cuando retienes el aire, cuentas siete (7) cuando exhalas por la misma nariz (esta técnica es con boca cerrada todo el tiempo)   y cuentas siete (7) reteniendo cuando vaciaste los pulmones, esto lo repites por siete (7) veces.

Si ustedes los que me leen, se comprometen una o dos veces al día a hacer este tipo de respiración, les puedo asegurar que  lo primero que va a ocurrir en sus mundo y vidas es que se van a aquietar y ese es el primer paso para poder sentir en me voy a convertir con todo esto.

NO podemos seguir esperando que esto pase, NO podemos seguir creyendo que todo cambio, NO podemos seguir diciendo nos estamos transformando, sino más bien  debemos dirigir la mirada hacia adentro, aun cuando de susto, debemos ser valientes y comenzar desde ya, y les garantizo que desde la quietud de su ser (es el único que debe detenerse, tu mismo) es cuando comenzara una verdadera magia en tu vida, ese despertar de conciencia que te mostrara para que decidiste encarnar en este momento y cuál es el propósito de tu vida, y cuando te das ese permiso de ejecutar únicamente tu pasión, eso te hará libre, y esa libertad estará asociada a la gratitud del estar en el presente, entendiendo que todo lo que te ocurre en tu vida es tu responsabilidad y que a partir de esa premisa dejas de sufrir y comienzas a vivir.

Así que hoy te invito a soltar esa carrera de seguir mirando todo lo externo y comienza con ese maravilloso compromiso que la vida te está regalando que es contigo mismos.

Aquí y Ahora es lo único tangible, no esperes que va a pasar mañana, porque quizás ya sea tarde, el momento de la conversión en ti es ahora, así que manos a la obra, y recuerda disfrutar el proceso así sea duro, difícil y doloroso, cuando tu cambias tus percepciones de la vida, la vida cambia de manera inmediata, porque el problema no es lo injusta que pueda ser la vida contigo, sino lo que tu estas creyendo de ella.

Un día a la vez, disfruta el camino de transformación que solo debes hacer en ti, se acabaron los súper héroes y los salvavidas, llego el momento de ocuparte y dejar de preocuparte.

Y recuerda conviértete en ese maravilloso ser humano que eres, con sus luces y con sus sombras, aceptándose tal cual es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *