¿Para qué necesitamos la Relajación Muscular?.

El día a día, la rutina, el trabajo, la familia, los hijos, en fin múltiples tareas aunadas a la situación social y económica que se vive en el país, hace que manifestemos comportamientos, emociones y sentimientos desagradables que en ocasiones se describen en una sola palabra: estrés. Lo que conlleva a situaciones de ansiedad.

Situaciones que si no nos detenemos a pensar por segundos, como por ejemplo, cuáles son los comportamientos que manifiesto ante una cola, una reunión, en el quehacer diario… somatizaremos signos y síntomas como una enfermedad, pero con la diferencia, que sólo nosotros podemos dar el primer paso para el cambio. Tomando consciencia de aquellos hábitos, de las creencias que no han sido operativas para afrontar tales conductas. Parte de este entrenamiento, es el uso de las Técnicas de Relajación Muscular.

Esta técnica permite disminuir los estados de ansiedad generalizados, relajar la tensión muscular, facilitar la conciliación del sueño. Si estás ansioso, bajo presión, nervioso, sientes un estado de tensión muscular alto, esta técnica te facilitará un autocontrol y un nivel de relajación elevados.

Asimismo, favorece la actitud de la persona, estableciendo cada vez más consciencia de lo que se piensa, se siente y del comportamiento; brindando así, progresivamente, cambios en las Distorsiones Cognitivas, creencias o falsas creencias que perturban su accionar en diferentes medios.

En este sentido, la Relajación Progresiva de Jacobson (1920) o Relajación Muscular de Jacobson, es un método de carácter fisiológico, está orientada hacia el reposo, siendo especialmente útil en los trastornos en los que es necesario un reposo muscular intenso. Progresiva significa que se van alcanzando estados de dominio y relajación de forma gradual, aunque continua, poco a poco, pero cada vez más intensos, más eficaces. No es un método breve, ni sus efectos tampoco lo son. Jacobson nos enseña a relajar la musculatura voluntaria como medio para alcanzar un estado profundo de calma interior, que se produce cuando la tensión innecesaria nos abandona.

Este entrenamiento favorece una relajación profunda sin apenas esfuerzo, permitiendo establecer un control voluntario de la tensión distensión que llega más allá del logro de la relajación, en un momento dado. Es un método que protege un estado corporal más energético pues ayuda intensamente el reposo; permite reconocer la unión íntima entre tensión muscular y estado mental tenso, mostrando con claridad cómo liberar uno, implicando liberar el otro. Todo el cuerpo percibe una mejoría, una sensación especialmente grata tras el entrenamiento en relajación progresiva y con la práctica, la sensación se intensifica.

Así que a practicar esta técnica para que aprendas a vivir en el aquí y en el ahora, a plenitud y siempre buscando el equilibrio.

Por. Lic/Msc. Nathalie García. Mayo 2019

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Instagram: natygg007

Twitter: buscandoelequilibrio

Consultas:

Torre Profesional la California. Piso 9. Ofic. 9-05

Caracas. Tef. 0414-025.30.26

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *