¿Por qué nos enfermamos?

Responder a: ¿Por qué nos enfermamos?, es complejo. Y más cuando estamos conscientes de que nuestro cuerpo en sí mismo es perfecto en diseño y funcionamiento.

Nuestro cuerpo no representa el “todo” de forma física, sino que a su vez tenemos cuerpos adicionales que conforman el TODO. Es decir: un cuerpo emocional y un cuerpo mental.

Nuestro cuerpo físico, generalmente, manifiesta a través de malestares, dolencias y enfermedades lo que “no está bien” en el cuerpo mental y emocional.

Razones para enfermarse hay muchas, y por eso existen millones de investigadores y médicos estudiando cada una de ellas. Tratando de determinar sus causas, y hoy más que nunca están descubriendo que detrás de cada enfermedad existe una emoción que la está generando.

En esta nueva era se ha demostrado que la enfermedad viene atada de la emoción. Ésta, a su vez, de los pensamientos (cuerpo mental) de los cuales derivan todo lo que materializamos en nuestras vidas, o conocemos como: “mundo real”, “mundo tangible” o “realidad material”.

Les explico: Todo nace de una idea, luego ésta se convierte en un pensamiento al cual le damos nuestra propia interpretación según lo que sintamos con respecto a una situación en particular. En muchos casos, los pensamientos suelen ser negativos alimentando emociones negativas como el miedo, la tristeza, la preocupación, el rencor, la envidia, etc. Haciéndonos daño a tal punto, que nuestro cuerpo físico manifiesta la carga energética a través de enfermedades.

Nos hemos acostumbrado a filtrar la información a nuestra conveniencia y en ocasiones no es la mejor opción, o la manera correcta de procesarla, por ejemplo:

Pensamos que recibir regalos materiales de nuestros seres queridos es la mayor demostración afectiva hacia nosotros. Pero, por alguna razón, uno de ellos (entorno familiar, amistades, etc) no lo hizo. De entrada, me hago la idea de que “algo pasa” o “algo hice mal” para que esa persona ya no nos quiera o ya no sienta el mismo afecto. Al mantener ese pensamiento constante en nuestra mente le damos fuerza, creyéndonos esa suposición. Lo que va generando sentimientos negativos que posteriormente se transforman en enfermedades.

Las enfermedades se hacen notar en nuestro cuerpo físico (dependiendo de la gravedad) gracias a la intensidad de emoción que le imprimamos a nuestros pensamientos, o la intensidad con la que reprimamos algo en nuestro interior (comportamientos, situaciones, experiencias, entre otros.)

En otros casos las enfermedades vienen de códigos ancestrales, que pueden manejar actualmente mediante terapias y constelaciones familiares, pero está comprobado que muchas nos las producimos nosotros mismos, debido a que somos inconformes, vivimos en un estado de estrés continuo, nos quejamos, estamos pendiente de lo que dicen los demás, etc.

Los invito a ser agradecidos, vivir un día a la vez, no forzar las cosas. Si una situación no se pudo dar de la forma que querías, no se pudo. El tiempo de Dios es perfecto y su plan es el indicado para nosotros y nuestro bienestar. Los invito a sentirse hijos preferidos de Dios y si en algún momento la enfermedad llegara a aparecer, o ya está presente: reconocerla con compasión desde el amor, como esa amiga que me vino a mostrar lo que no estoy haciendo bien (y no tomarlo como muchas veces lo hacemos desde el drama y la desesperación, ojo con eso.), tratemos de hacer un acto de contricción con nosotros mismos desde el agradecimiento y no desde la culpa.

Otra técnica súper poderosa, es la respiración. Aprender a hacer respiraciones conscientes ayudan mucho a soltar el estrés, drenar y centrarse para no perder el foco de nuestra intención.

Las reincidencias con las enfermedades se dan en un alto porcentaje por no mantener actitudes y pensamientos positivos. Mantengan una actitud positiva y les garantizo que la enfermedad desaparecerá para siempre.

“El poder de sanación está en ti, la enfermedad viene a recordarte que tú y solo tú tienes el poder para sanarte”.

Laura Lombardini

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *